Cualquier móvil dispone de lector NFC, por lo tanto, podemos comunicar con el cliente final de forma fácil y directa.